Yo & La Chica Mandarina

Estándar

“Huele a nuevo, como al volver de vacaciones en Septiembre”


Zahara y sus letras me hacen vibrar, soñar, amar la vida con todos sus pequeños detalles. ¡Me he pasado tantas horas escuchando este “olor a mandarinas”! En la cama en mi especial e infantil cine de las sabanas negras, en el coche con la luz de los campos de mi Extremadura envolviéndome, delante del ordenador para tomar aire e inspirarme en algún trabajo, contigo, simplemente escuchando todo lo que transmite cada letra 🙂 Este “olor a mandarinas” ha acompañado incluso alguna de mis cartas enviadas a la mejor destinataria de mis “hojas de ruta” tan mágicas como nuestros cafés de ruta (desde hace un tiempo y afortunadamente a tres).

Aún me pregunto como he tardado tanto en colocar esta canción en mi estanteria azul. Llegó la hora y en lugar de una, por todo lo que significa esta canción, coloco dos versiones: las dos maravillosas. Gracias por esas palabras tan bonitas a la última visitante azul de la habitación, esa que habla tan bien de mariposas y naranjas. Para ti mis mejores deseos de saltos. Subete a mi ventana y toma ese par de alas a estrenar ¡Seguro que puedes hacerlo! Pero no te olvides de practicar todos los días hasta los de color oscuro 🙂

Anuncios

Vitaminas para el alma

Estándar

Un guerrero aprovecha todas y cada una de las oportunidades para enseñarse así mismo. Manual del Guerrero de la Luz. Paulo Coelho.

Esta entrada iba a dedicarla a la frase anterior que resultó de mi experimento “mágico” de tomar una hoja de un libro al azar y elegir una frase. ( ¡Me encanta hacer esto!). Me pareció una frase muy adecuada a este momento, una buena frase de cabecera para animarse a seguir aprendiendo sobre todo aquello que, a primera vista, nos da miedo.

De conquistar las estrellas sabe mucho mi querida Audrey que me ha enamorado una vez más con este vídeo. Con él he olvidado lo que iba a deciros 😛

Asi que sustituyo la párrafada de hoy por esta maravilla: vitaminas para el alma, para dejarse llevar, soñar con cosas bonitas y hacerlas realidad.

Lucía “hepburiana”

La Princesa de la Boca de Fresa

Estándar

“…Y es ella dulce y rosa y muerde y besa;
y es una boca rosa, fresa;
y Amor no ha visto boca como esa…”

Hace un par de semanas recordé uno de los libros de mi infancia que más tiempo permaneció a mi lado y que más releí una y otra vez. Poesías de Ayer y de Hoy (para chicos y grandes) de Ana Serna. Era una recopilación de poemas de grandes poetas de todos los tiempos. Recuerdo horas y horas releyendo esos versos, copiándolos en cuadernos acompañados de dibujos. Al final, termine por memorizar muchos de ellos.

La memoria es frágil y, durante mucho tiempo, he olvidado esta parte de mi biblioteca de niñez particular de la que también forman parte encantadores títulos de colecciones tan míticas como las del Barco de Vapor o el Duende Verde. Me viene a la cabeza Mariquilla la Pelá, El Secreto de Gabriela, Rabicún, Querer la luna, la Rosa de San Jorge entre muchos otros.

No sólo olvide ese viejo libro de poemas sino que también lo perdí durante años. Casualmente pensé en él hace poco y, de repente, parte de sus poemas vinieron a mi cabeza. Lo que más me ha sorprendido es que, sin darme cuenta, he colocado a esos poetas de aquel viejo libro en mi habitación azul lo que demuestra la influencia de aquello que nos llega de pequeños y que incorporamos, casi sin darnos cuenta, a nuestra vida de adulto.

Hace una semana lo encontré¡¡¡

Un verdadero “accidente afortunado” y casual.

Estas Navidades me he encontrado de nuevo con muchos de esos versos y ahora entiendo que hace Machado en mi habitación soñando caminos y polvorientas encinas por el camino o dejando manchas de tinta de otoño en mi colcha.  También se porque un día otoñal lleno de frío me dio por crear un post con aquel “Paisaje” de Lorca. Si alguna vez Rubén Darío entró aquí como huésped fue, sin duda, a mi amistad con aquella princesa triste de la boca de fresa. (este era uno de mis preferidos). Conocí por primera vez aquella Rima de Viernes azul tan becqueriana en este libro y también la saque un día de mi subconsciente para colocarla aquí. Lo que más me ha gustado de todo en encontrar dentro de este libro las nanas de la cebolla de Miguel Hernández. 🙂

Me parece mágico este encuentro pasado presente y me encanta sentirme igual de bien que en mi niñez buceando en este libro rescatado. Como decía el gran jefe el Gran Jefe indio Seattle

“Mis palabras son como las estrellas, nunca se extinguen”

Así sucede con los versos de estos poetas, que renacen de nuevo en cada generación que pone un libro como este en manos de una niña.

 

 

Medicina para el alma

Estándar

Para cambiar tu vida por fuera debes cambiar tú por dentro. En el momento en que te dispones a cambiar es asombroso cómo el universo comienza ayudarte, y te trae lo que necesitas.

Hay libros que nos trasladan a otras épocas, libros que nos hace soñar con mundos de fantasía. Otros nos invitan a  viajar muy lejos de nuestro lugar de origen o nos ayudan a aprender sobre aquello que nos apasiona. Hay tantos libros como personas. Por eso siempre he dicho que para mi es casi imposible elegir uno sólo. Hasta que Louis Hay llego a mi vida.

¿Cual es el libro que marcó tu vida?

¿Os han hecho alguna vez esa clásica pregunta? Yo ya tengo respuesta.

Y la respuesta es: Si cambias tu mente cambias tu vida.

Sería un buen paso empezar por este libro.

Todos podemos sanar nuestra vida. Os invito a leerlo. Seguramente para vosotros no significará lo mismo pues todo depende del momento que viváis. Seguramente este libro en cualquier otro año de mi vida que no hubiera sido el 2010 no hubiera tenido ni mucho menos el mismo efecto sobre mi. De un modo u otro la historia de Louis Hay y sus enseñanzas son maravillosas y todo el mundo debería conocerlas para encontrar la felicidad ( a mi me gusta llamarla paz interior).

Aparte de Louis Hay, hay un duende en zapatillas por ahí escondido que también me  regalo unas cuentas dosis de medicina para el alma  y aún no hace cada día 😉 Es un placer que hayas vuelto a mi habitación y que, en breve, nos encontremos en otra más azul si cabe que esta que volverá a confundirse con el color de tus ojos.

Lucía mística.

 

 

 

Reformas azules.

Estándar

Esta habitación azul necesita nuevos aires. Esta noche abriré la ventana y colocaré sobre ellas unas plantas aromáticas. ¡Me encantan! ¡Sirven para todo!

Para dar un toque delicioso a los platos. Os dejo una Guía sobre el uso de hierbas aromáticas en la cocina.

Para añadir a las pastillas de jabón artesanales.  ¿Nos atrevemos con esto en casa?

Para hacer infusiones que acompañen mis lecturas o charlas nocturnas como las que propone Silvia en su blog.

Los envoltorios de los regalos de navidad quedan estupendos si colocamos, por ejemplo, lavanda o flores secas para decorarlos.  Y si sois como yo de las que os encantan presentar bien los regalos pero aún no habéis aprendido a envolver bien os dejo estos truquillos de Ikea.

Cronopio con Alas, Hada Gris y Paloma, mil gracias por vuestros comentarios.

Feliz Nochevieja a todos¡

Amaneció

Estándar

 

El Caballero de la Triste Figura escribió un maravilloso post de despedida en su blog. Entonces… me acorde de esta habitación azul, que de tanto tiempo cerrada, se volvió como el tono de esa película que ya casi no recuerdo: azul oscuro casi negro.

Nunca pensé sentirme tan extraña volviendo a entrar en la habitación. Abro la puerta despacito, casi con miedo. Sigo siendo Lucia pero aprendí a serlo de un modo tan diferente que ahora aquí no me siento cómoda. Por momentos me siento tentada a seguir los pasos de mi vecino de blog argentino y pronunciar yo también ese “chau” decidido y sin vuelta atrás.

Pero entonces me detengo a releer algunas entradas y llego a la conclusión de que aún queda mucho de lo que fui aquí.Lo que fuimos que no debimos ser nos ayuda a recordar que necesario es crecer y no volver a caer en errores o conductas que nos arrastran hacia la crisis. Pero en medio de todo eso que no debimos ser brilla reluciente lo que fuimos y debemos seguir siendo. Me basta leer los comentarios que dejáis en las paredes de esta habitación para darme cuenta que no puedo cerrar así sin más ni tampoco seguir prolongando este silencio ni acumulando telarañas en el techo.

Pasaron muchas cosas en mi ausencia fuera de esta habitación. Todas me ayudaron a crecer. Aunque, a veces, crecer  implica pasarlo mal al final siempre amanece. “Pronto amanecerá” titulaba la ultima entraba de este blog hace más de un año aún sin estar segura de ello. Pero, al final, amaneció y hoy llegó el momento de volver a entrar aquí. Es imposible explicar cuantas cosas se sienten, como cambia tu perspectiva del mundo cuando  te decides firmemente a arrojar el exceso de equipaje.

Mis huéspedes literarios, mis visitantes virtuales y las propias palabras que yo misma escribí aquí han terminado por convencerme.

ME QUEDO

Aún no se si en una habitación vecina o en esta misma. Si me quedo, sin duda, necesito hacer reformas. Lo importante es que vuelvo y que a medida que escribo vuelvo a sentirme cómoda escribiendo.

Gracias a todos los valientes por seguir leyendome y escribiendome durante este intenso y fructifero año.

Lucía…

… después de saltar por fin por la ventana¡ 🙂

Pronto amanecerá…

Estándar

“Cuando salí a los mares fui infinito”

Y esto es más fácil que mañana jueves
y más difícil que seguir naciendo
y es un oficio extraño que te busca
y que se esconde cuando lo buscaron
y es una sombra con el techo roto,
pero en los agujeros hay estrellas.

Pampoesía
Memorial de Isla Negra
1962–1964

De mi querido Pablo, además de poeta de cabecera coleccionista de caracolas. Más allá del tiempo llena esta noche de palabras infinitas y siento la brisa marina en mi rostro sin moverme delsillón.