Archivo de la categoría: Uncategorized

Vivir deprisa no es vivir, es sobrevivir.

Estándar

desayuno

Durante unos años esta habitación fue el refugio donde pude ir descubriéndome a mi misma, el lugar donde recibí a mis huéspedes más especiales, donde compartí buena literatura y aporte al mundo mi pequeña estrofa. Siempre tendré buenas palabras para este lugar y aquí siempre quedará un trocito de mi misma pero, el ciclo natural de las cosas es el cambio y, ahora, mi lugar está en la habitación vecina.

Me he mudado. Cambie´ este cuarto abuhardillado por todo un universo. Te espero en mi nuevo hogar para aprender a vivir más despacio.

Allí nos vemos.

Lucía.

Las ventajas de volar

Estándar

La habitación azul fue, durante años, ese rincón virtual en el que jugaba a imaginar en que consistiría ser yo misma. Los zapatos de Amelie eran sólo una excusa para ensayar ese salto por la ventana: un salto perfecto y certero hacia una vida vivida intensamente, sin miedos o como una de mis canciones más escuchadas: con la cara hacia el viento. Yo creía que mis escritos estaban en consonancia con mi vida pero… era pura teoría.

Fue duro recorrer esa distancia que me condujo a ser consecuente con todo lo que escribía aquí. (de ahí esas largas ausencias en el blog). Hubo cosas que cambiar y no sabía muy bien si debía saltar del suelo al cielo o del cielo al suelo. Tuve que encontrar el equilibrio perfecto entre ser idealista y soñadora y vivir con los pies en la tierra exprimiendo cada instante. Sólo cuando aprendí lo delicioso que es ser seres imperfectos y rodearse de gente común comprendí que justo ahí residía la magia. Porque la gente común logra cosas extraordinarias.

Si has sido huésped de la habitación azul todos estos años te invito a conocer a la nueva Lucía que ha cambiado en muchas cosas aunque conserva su esencia. Si acabas de descubrirlo puedes conocer mis impresiones pasadas en el archivo o acompañarme en mi nuevo mundo que sigue reinventándose cada amanecer.

Puede que tú estés aún en el borde de la ventana, mirando las estrellas y pensando si das el salto hacia otra manera de estar en el mundo o si te quedas confortable y cómodamente tras el cristal sin que la lluvia te moje o sin que el viento te roce. Puede que pienses que eso es vivir pero inevitablemente, tarde o temprano, vas a darte cuenta que no es así y quizás para entonces la ventana esté atascada o Otto el Piloto, este a cientos de kilómetros retando a otras Anas, más decididas y arriesgadas, a dar el salto.

Seas quien seas quien estoy segura de que estas palabras van a hacerte reflexionar. No somos tan diferentes. Todos perseguimos algo esencial: librarnos de los miedos. Todos somos un poco torpes en ese oficio hasta que comenzamos a intentarlo de verdad y nos damos cuenta que realmente se puede ser diferente.

Ojala compartir conmigo este espacio nos ayude a ambos a enriquecernos mutuamente, crecer por dentro y mejorar en el gran reto de atrevernos a ser nosotros mismos.

LAS VENTAJAS DE VOLAR CON NUESTRAS PROPIAS ALAS SON EXTRAORDINARIAS

Bienvenido y ¡Feliz Nuevo tu!

Lucía. “Miss Red”.

Vitaminas para el alma

Estándar

Un guerrero aprovecha todas y cada una de las oportunidades para enseñarse así mismo. Manual del Guerrero de la Luz. Paulo Coelho.

Esta entrada iba a dedicarla a la frase anterior que resultó de mi experimento “mágico” de tomar una hoja de un libro al azar y elegir una frase. ( ¡Me encanta hacer esto!). Me pareció una frase muy adecuada a este momento, una buena frase de cabecera para animarse a seguir aprendiendo sobre todo aquello que, a primera vista, nos da miedo.

De conquistar las estrellas sabe mucho mi querida Audrey que me ha enamorado una vez más con este vídeo. Con él he olvidado lo que iba a deciros 😛

Asi que sustituyo la párrafada de hoy por esta maravilla: vitaminas para el alma, para dejarse llevar, soñar con cosas bonitas y hacerlas realidad.

Lucía “hepburiana”

La Princesa de la Boca de Fresa

Estándar

“…Y es ella dulce y rosa y muerde y besa;
y es una boca rosa, fresa;
y Amor no ha visto boca como esa…”

Hace un par de semanas recordé uno de los libros de mi infancia que más tiempo permaneció a mi lado y que más releí una y otra vez. Poesías de Ayer y de Hoy (para chicos y grandes) de Ana Serna. Era una recopilación de poemas de grandes poetas de todos los tiempos. Recuerdo horas y horas releyendo esos versos, copiándolos en cuadernos acompañados de dibujos. Al final, termine por memorizar muchos de ellos.

La memoria es frágil y, durante mucho tiempo, he olvidado esta parte de mi biblioteca de niñez particular de la que también forman parte encantadores títulos de colecciones tan míticas como las del Barco de Vapor o el Duende Verde. Me viene a la cabeza Mariquilla la Pelá, El Secreto de Gabriela, Rabicún, Querer la luna, la Rosa de San Jorge entre muchos otros.

No sólo olvide ese viejo libro de poemas sino que también lo perdí durante años. Casualmente pensé en él hace poco y, de repente, parte de sus poemas vinieron a mi cabeza. Lo que más me ha sorprendido es que, sin darme cuenta, he colocado a esos poetas de aquel viejo libro en mi habitación azul lo que demuestra la influencia de aquello que nos llega de pequeños y que incorporamos, casi sin darnos cuenta, a nuestra vida de adulto.

Hace una semana lo encontré¡¡¡

Un verdadero “accidente afortunado” y casual.

Estas Navidades me he encontrado de nuevo con muchos de esos versos y ahora entiendo que hace Machado en mi habitación soñando caminos y polvorientas encinas por el camino o dejando manchas de tinta de otoño en mi colcha.  También se porque un día otoñal lleno de frío me dio por crear un post con aquel “Paisaje” de Lorca. Si alguna vez Rubén Darío entró aquí como huésped fue, sin duda, a mi amistad con aquella princesa triste de la boca de fresa. (este era uno de mis preferidos). Conocí por primera vez aquella Rima de Viernes azul tan becqueriana en este libro y también la saque un día de mi subconsciente para colocarla aquí. Lo que más me ha gustado de todo en encontrar dentro de este libro las nanas de la cebolla de Miguel Hernández. 🙂

Me parece mágico este encuentro pasado presente y me encanta sentirme igual de bien que en mi niñez buceando en este libro rescatado. Como decía el gran jefe el Gran Jefe indio Seattle

“Mis palabras son como las estrellas, nunca se extinguen”

Así sucede con los versos de estos poetas, que renacen de nuevo en cada generación que pone un libro como este en manos de una niña.

 

 

Nubes de algodón.

Estándar

Fragmento del relato “Imaginación”

Ni la ausencia ni el tiempo son nada cuando se ama

Louis Charles Alfred de Musset

nubes

El sueño de los mayores despierta de su letargo. Escuchamos como papá y mamá abren la puerta del dormitorio y vienen hacia nosotros. Entonces te quedas inmóvil, casi sin respirar mirándolos venir hacia ti. Me has dicho que en tu planeta te han hecho prometer que sólo puedo verte yo. Entonces te empujo cariñosamente y te digo ¡No te preocupes!, ¡No pueden descubrirte! Me entran ganas de decir. ¡No pueden verte porque sólo estás en mi imaginación! Pero me callo porque me doy cuenta que ni siquiera yo estoy segura de ello. Me gusta tu colonia fresquita. Me gusta tu flequillo y tu pelo suave como una nube de algodón.  Tu sonrisa amplia y el brillo de tus ojos se contagian.

– ¿Te quedas un rato más a jugar? – te digo – ¿Te quedas conmigo para siempre?

Sonríes y me concedes mi deseo: ser para siempre el niño que llevo dentro.

Para tí, que siempre serás una parte de mí.

Lucía

Viceversa

Estándar

1208731967_f

“Tengo miedo de verte
necesidad de verte
esperanza de verte
desazones de verte.
Tengo ganas de hallarte
preocupación de hallarte
certidumbre de hallarte
pobres dudas de hallarte.
Tengo urgencia de oírte
alegría de oírte
buena suerte de oírte
y temores de oírte.
O sea
resumiendo
estoy jodido
y radiante
quizá más lo primero
que lo segundo
y también
viceversa.”

Mario Benedetti