Archivos Mensuales: diciembre 2008

Aspiración prestada

Estándar

aspiracion

Si puedo pedir prestado un pantalón, una pizca de sal al vecino, un libro o un vestido de fiesta ¿Por qué no iba a hacer lo mismo con una aspiración? He encontrado una que me ha gustado mucho y que reproduzco aquí con permiso de su autora, Berna Wang que durante años y hasta hace apenas un mes me hiciera disfrutar cada día con su “Mirada Oblicua“. Ahí va:

“Que pueda dejar de cometer los errores de siempre

y empiece a cometer otros

totalmente nuevos”

La biblioteca azúl: “Instrucciones para salvar el mundo”

Estándar

mundo

He empezado a colaborar en el blog “Actualidad Literatura“, hecho que me hace abrir una nueva sección en La Habitación azúl con aquellas críticas de libros que considere pueden ser interesantes para mis valientes. Empiezó con mi mejor descubrimiento literario de 2008: Rosa Montero y sus “Instrucciones para salvar el mundo“. ¡Espero vuestras opiniones cuando los leáis!

Es curioso como cada uno de nosotros nos interconectamos sin saberlo con otras personas que parecen tener en sus manos esa pieza del puzle que nos falta y que llevamos años buscando. De eso precisamente habla la última novela de Rosa Montero, de cómo personas e historias se influyen y se complementan dando lugar a situaciones insólitas, hermosas, peligrosas, espirituales o vitales.

Instrucciones para salvar el mundo” cuenta la historia de cuatro personas habitantes de una misma ciudad vista con diferentes ojos según el personaje: Madrid. Una científica venida a menos que no para de reformular extrañas teorías de científicos ya muertos, una prostituta tocada por el don de la belleza que parece necesitar bastante poco para ser feliz, un taxista viudo que busca la forma de sobrevivir sin su mujer y un médico sin problemas aparentes pero con una vida desperdiciada y carente de sentido. ¿Qué pasa cuando estas personas encuentran su nexo de unión?

Que el lector no espere la novela clásica con inicio, desarrollo y final previsibles, que no espere encontrar la típica historia de aprendizaje y moraleja. Rosa Montero presenta una novela real como la vida misma donde la existencia parece a veces un lugar creado para sonreír y sentir la esperanza y otras un auténtico paraíso perdido e irrecuperable. En definitiva una novela que mezcla reflexiones sobre el cambio climático, el uso actual de la tecnología, la adicción a Internet o el papel de la medicina actual con cuestiones vitales universales. Un libro para cambiar el mundo empezando por nosotros mismos.

Escribo. Escribo. Escribo…

Estándar

“Escribo. Escribo que escribo. Mentalmente me veo escribir que escribo y también puedo verme ver que escribo. Me recuerdo escribiendo ya y también viéndome que escribía. Y me veo recordando que me veo escribir y me recuerdo viéndome recordar que escribía y escribo viéndome escribir que recuerdo haberme visto escribir que me veía escribir que recordaba haberme visto escribir que escribía y que escribía que escribo que escribía. También puedo imaginarme escribiendo que ya había escrito que me imaginaría escribiendo que había escrito que me imaginaba escribiendo que me veo escribir que escribo”

Salvador Elizondo, El Grafógrafo.

escribo

¿Qué sería de mí sin expulsar cada día a través de mis dedos todo lo que soy y lo que pienso? ¿Cómo podría acaso albergar dentro de mi sin explotar todo ese océano de sensaciones encontradas? ¿Qué sería yo sin este mágico son de letras que se agolpan en mi cabeza y después salen en ese ritual diario de danza, en ese sagrado baibén? ¿Qué hago sin este magnifico don de la palabra? ¿Cómo concibo el mundo sin la imaginación? ¿Qué soy yo sino un vivo contenedor de palabras que quieren salir de mí y hacerse inmortales?

Por eso escribo. Por eso siento que vivo. Por eso soy como ese grafógrafo de Elizondo … Escribo. Escribo. Escribo.. y en cada letra me siento inmortal.