Archivos Mensuales: junio 2008

Buenos días

Estándar

Buenos días a ti, tal como eres…

Anuncios

¿Nueva mirada?

Estándar

Hay que darse la vuelta. Es aconsejable situarse totalmente del revés los días pares y repetir esto mismo los impares. Si uno no es muy dado a las volteretas o las maniobras imposibles, puede solicitar ayuda en el teléfono que a continuación le ofrecemos en sus pantallas.

Previamente usted habrá llenado los bolsillos de todas las cosas que le sobran o no hacen falta. Casi nada hace falta, o casi nada que entre en un bolsillo. De paso se aprovecha y se mete lo inservible, lo que quedó viejo, lo gastado, incluído el teléfono de aquel tipo que le mira raro desde la fila de atrás y que se insinúa de manera descarada, día sí, día también. Es necesario darse la vuelta como a un jersey antes de echar a lavar, perder la cabeza, vomitar incluso los miedos. Uno se queda mejor cuando caen al suelo los domingos trabajados y las declinaciones conjugadas a lo largo de toda una vida. Si usted es una mujer presumida, también dese la vuelta, deje caer las barras de carmín gastado.

¿Escucharon alguna vez el tintinear de un manojo de pesares?, ya lo creo que sí, suenan como llaves, pero son sólo eso: pesares. El caso es dejar un charco de pesares alrededor y perder la orientación, mirar al suelo desde la postura del murciélago, cuando los tejados quedan lejos y a desmano. El mosaico de baldosas bien descifrado es un pequeño mapamundi con señales que dicen que todo hay que tomarlo -que mirarlo- del revés, sólo hay que dejar que caigan las bolitas de naftalina y los billetes de lotería que nunca tuvieron premio, el contenido entero de una vida resumida en dos o tres capítulos pésimos.

Conviene, eso sí, despedirse con elegancia de lo que a continuación desecharemos para siempre. Usted no volverá a ver las cosas del mismo modo.

Extraido del Puzle de Jorge Gonzalvo

Lucia, buscando la nueva mirada…

Otra habitación vecina. Mi “estudio azul”.

Estándar

No acostumbro a utilizar este medio para otra cosa que no sean reflexiones personales pero el trabajo también forma parte de los sueños y, quizás a todos aquellos a los que os gusta pasearos por mi habitación de vez en cuando no os importe daros una vuelta por la habitación vecina. En mi estudio no encontraréis a Médem, ni a amelié, tampoco duendes ni hadas pero si la esencia de todos ellos en forma de creatividad.

Asi que ya he añadido una oficina a mi habitación. A este paso terminaré teniendo un chalet blogosferil con vistas al mar. A menos que una de las hadas de mi habitaciónvirtual la toque con su varita mágica  y se convierta en realidad 🙂

Gracias a todos los que os seguís pasando de vez en cuando por aquí y a los que os animáis a dejar comentarios. Retomo con este post un mejor ritmo en actualizaciones que, hasta ahora, han estado muy separadas.

Besos

Lucia “estudiosa”