Archivos Mensuales: septiembre 2007

Ana o la vuelta de Medem

Estándar

caoticana-copia.png

Hay muchas formas de contar historias: mil maneras posibles de convertir en magía todo aquello que nos rodea y sucede a diario. Hay infinitas maneras de narrar.. y después está Medem: simplemente diferente.

Caotica Ana es mi asignatura pendiente y obligatoria. Mi habitación está llena de referencias del “universo Medem”. Tengo que verla…

Gracias a mis últimos huespedes por visitar y sentirse agustito en este rincón. Gracias de verdad…

Anuncios

Historias de duendes y hadas

Estándar

     Cuando el primer niño rió por primera vez, su risa se rompió en mil pedazos que saltaron por los aires en todas direcciones, y así fue como aparecieron las hadas. Por eso debería haber un hada para cada niño y cada niña. Aunque hoy en día los niños saben tantas cosas que dejan de creer muy pronto en las hadas, y cada vez que un niño dice “yo no creo en las hadas”, en alguna parte cae muerta un hada.
                                                                            Descubriendo nunca jamás

 

 


 

dsc01886-copia.jpg

En este momento todo es perfecto. He caminado durante kilómetros sin saber que al final del camino la vida se abriría para mi en forma de cascadas, riachuelos y vegetación para mostrarme una belleza tan extraordinaria. Supongo que no puede esperarse menos de un lugar tan mágico como este valle y, menos aún, alojándose nada menos que en el mismísimo Túnel de las Hadas.

 

Y vaya si han hecho de las suyas estos personajes de cuento. Si me hubieran dicho que iba a encontrarme subida a una roca con la naturaleza en su estado puro en exclusiva para mi no me lo hubiera creído. Al menos no lo hubiera imaginado más perfecto.

 
Hacia tiempo que no sentía una armonía ni una paz tan relajante. Desde aquí arriba es imposible pensar en nada que no sea bueno. Es como si las hadas hubieran querido traerme aquí desde siempre y hasta hoy no me hubiera parado a escucharlas. Al fin y al cabo no podría haberlo echo antes porque ¿De qué sirve hacerse amiga de las hadas si nadie se entera? Por eso me lleve a mi duendecillo para que pudiera corroborarlo.

Las hadas y yo estuvimos durante más de media hora allí subidas en medio de aquella perfección inalterable. Al duendecillo le dio por hacernos fotos para inmortalizar un momento tan especial, aunque sólo salí yo 😛


El paraíso de los lagos sólo fue uno de muchos momentos dignos de recordar que viví en mi aventura en el Valle de las cerezas. No dude ni un momento que lo que llenaba de magia ese lugar no eran los paisajes, el delicioso y constante aroma a aceites esenciales, la belleza del hotel o el encanto de las piscinas naturales. No dude de que fuera aquel duendecillo travieso, divertido, dulce e irresistible el que dibujara una sonrisa en mis labios.

 Tampoco dudo de que él es, desde el principio y aunque aún no lo supiera, un regalo de esas hadas que me visitaron en Agosto porque días después, paseando por las calles de un lugar lleno de “angelicales” niños pude comprobar que alguien que sabe escuchar de la manera en que mi duendecillo lo hace y hacerte sentirte tan reconfortada y viva no puede ser de este planeta. Debe tener algo mágico dentro de si.: )

Así que así recibo a uno de mis meses preferidos. “Septiembre Dulce” comienza con muchas ganas e ilusión, con fuerzas renovadas y, una vez más, con la persona más especial que conozco a mi lado.

 

Imagino a mi duendecillo leyendo estas líneas y sólo me queda decirle que escribir sobre duendes y hadas no es fácil. Así que espero que no le importe que este trocito de mi habitación no este a la altura de los hechos que vivimos. Sería tan difícil conseguirlo…

 Sólo puedo darte las gracias… 🙂

¡Yo creo en las hadas! Yo creo… sí creo…

                                             Peter pan: la gran aventura