Archivos Mensuales: mayo 2007

Esos locos vanguardistas

Estándar

 

girondo.jpg

Espantapájaros

No se me importa un pito que las mujeres
tengan los senos como magnolias o como pasas de higo;
un cutis de durazno o de papel de lija.
Le doy una importancia igual a cero,
al hecho de que amanezcan con un aliento afrodisíaco
o con un aliento insecticida.
Soy perfectamente capaz de soportarles
una nariz que sacaría el primer premio
en una exposición de zanahorias;
¡pero eso sí! -y en esto soy irreductible- no les perdono,
bajo ningún pretexto, que no sepan volar.

En homenaje a esos locos vanguardistas que se atrevieron a crear cosas tan curiosas, subrealistas e innovadoras como estas en un contexto histórico tan complicado como el suyo, especialmente a Oliverio Girondo, uno de mis preferidos del que incluyo una ilustración.

Anuncios

Dejame ser así

Estándar

sol.jpg

 Si hubiera de elegir un poema que presidiera las paredes de esta habitación ese poema sería, sin duda, uno de Beatriz Rivera, una maravillosa escritora  latinoamericana que descrubrí un día por sorpresa.

Éste es un relato lleno de fuerza y optimismo, cuya esencia reivindica el verdadero sentido de ser mujer. Un relato de esos que merece la pena leer cuando nos apatece sentirnos vivo.

Dedicado a todos aquellos que se han asomado a mi ventana desde que la abrí especialmente a ti que me enseñaste a descrubrir cuanto de luna y de lucero hay en mi.

DEJAME SER ASI

Amigo, mi amigo:
Dejame seguir siendo este silencio
que se viste de risa en las mañanas,
cuando el sol, como un regalo luminoso y cálido
me derrite la vida de alegría.

Dejame que yo siga persiguiendo respuestas
y esculcando en mi alma
para hallar mis estrellas,
para saber cuanto de luna
o de lucero tengo
o si soy, simplemente,
una nada que sueña.

Dejame seguir siendo monacal y pequeña,
hermana de la hormiga,
amiga de los libros,
de las noches muy noches
y de mi misma dueña.

Dejame ser un poco triste,
un tanto extraña,
un mucho libre en mi bosque
de dudas y preguntas.

No ves que estoy creciendo,
mirandome por dentro,
buscandome en la calma?

No te asombrés amigo…
Mejor dejame seguir siendo
este silencio que se viste de risa en las mañanas.

Beatriz Rivera